128 millones de kilos de desperdicio alimentario en Distribución

Una triste situación diaria que no termina de desaparecer. Y así es como lo reflejan los últimos datos presentados en el Estudio “El desperdicio alimentario de productos frescos en el sector Distribución” elaborado por la consultora Nielsen para Checkpoint Systems.

Unos 128 millones de kilos de alimentos desperdiciados que no llegan a ofrecerse en los puntos de venta, lo que supone cifras de más de 484 millones de euros.

Y es que aún, un 49% de los productos frescos no aptos para la venta- que sí para el consumo- va directamente a la basura, y tan solo el 27% se recicla o reutiliza (siendo más frecuente entre las frutas y las verduras, y menos en carnes y pescados) mientras que el 24% es donado. Unos 128 millones de kilos de alimentos desperdiciados que no llegan a ofrecerse en los puntos de venta, lo que supone cifras de más de 484 millones de euros.

El estudio refleja como el autoservicio sigue constituyéndose como principal generador de residuo alimenticio para frutas y verduras, generando datos de en torno al 75% del desperdicio total de los productos hortofrutícolas. Unos productos que de momento, presentan una mejor reutilización en forma de donaciones: en torno al 50% se destina a estas causas, frente al 38% de casos en los que los protagonistas son la carne, o 25% en el caso de los pescados.

Existen tres tipos de desperdicio alimentario en distribución- y también forma de combatirlos.

La responsable del estudio, la consultora de Nielsen Carmen Hernández, ha resaltado la especial dificultad de reducir las cifras totales de desperdicios en el sector de los alimentos frescos, ya que se trata de productos de caducidad próxima, y que requieren de una conservación y control sanitario rigurosos.

Los responsables del informe diferencian dentro de este desperdicio alimentario tres tipos:

  • productos aptos para el consumo pero no para la venta -con daños estéticos, por ejemplo
  • referencias próximas a caducar o superar la fecha de referencia
  • ya caducados o pasada su fecha de referencia

Una realidad que conocemos bien desde Exit Brand Management, y que intentamos combatir de primera mano con la incorporación preferente de aquellas empresas proveedoras cuyas prácticas en torno a estas áreas de “reciclaje” y “reutilización” alimentaria sean lo más responsables y eficientes posibles.

Y es que algunas de las prácticas más habituales para este tipo de “alimentos sobrantes” son las de dedicar dichas cantidades de alimento no aptos para la venta, a otros fines para los que aún sean válidos y plenamente reutilizables (como a la producción de comida para los animales, reutilización como materia prima con la que fabricar nuevos alimentos-como en el caso de las mermeladas-, la producción de biogás o compost, o su destino a la industria farmacéutica y cosmética.

Sabemos de primera que es posible, y que no supone altos costes para los proveedores implementar este tipo de “soluciones de reutilización” en sus fábricas de producción. Una decisión a tiempo que, en la mayoría de los casos, no solo revierte en la aparición de nuevas líneas de beneficio para los propios productores, sino en una propuesta de valor y consumo responsable de cara a la sociedad y a nuestros propios consumidores.

¿Cómo colaborar a reducir el desperdicio alimentario con tu empresa? Visita la página específica para distribuidores del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s